domingo, 22 de mayo de 2011

AQUELLA TEMPORADA DE 1950


La temporada de 1950 fue perfecta para los del Politécnico. Su record fue de ocho victorias, incluyendo un triunfo internacional, cero derrotas y ningún empate. El Padre Lambert estaba satisfecho de la victoria sobre los Pumas el año anterior, pero no del sistema que había empleado, porque aquella derrota ante los Aztecas del México City College y el empate con el equipo del Colegio Militar, lo hicieron pensar que había necesidad de cambiar de estrategia. Y, así lo hizo. De la formación 'T' de Illinois que utilizó en 1949, pasó al sistema de formación 'T' de Notre Dame en 1950.

Con el nuevo sistema los Polis llegaron a ser una máquina de jugar fútbol. Fueron incontenibles casi por dos temporadas y llegaron a sumar 16 victorias consecutivas ¡Un verdadero record!. El Padre era de opinión que no se cambiara de sistema mientras se ganara, Decimos esto porque hubo muchos que lo criticaron porque no cambiaba.

Nosotros que en ese tiempo habíamos iniciado nuestras actividades periodísticas relacionadas con el fútbol americano, con mucha frecuencia le preguntábamos al Padre Lambert, sobre tal o cual fase de alguno de los juegos en donde había participado su equipo. Y había que oírlo con que precisión, claridad y conocimiento de causa explicaba la jugada. Se sabía de pe a pa hasta el más mínimo detalle y conocía, además – sin que esto se tome como una exageración – las reacciones psicológicas de sus muchachos. Una vez le criticábamos que hubiera mantenido a un hombre en la defensiva, que estaba de backeador, y a tal distancia que no cubría de inmediato un hueco por donde el enemigo estaba ganando yardas. Y con mucha sencillez nos explicaba: 'Ese hombre jugó perfectamente. Cumplió con la formación defensiva que se le mandó. Recuerde que faltaban pocos minutos para que terminara el partido y era preferible darle al contrario tres o cuatro yardas a que nos sorprendiera con el touchdown. En ese lado aquel hombre era clave para evitar cualquier sorpresa'.

Las características del fútbol que practicaron los Burros Blancos en 1950 y 1951 fueron las siguientes: juego sobrio, penetrante y demoledor. No tuvo florituras y muchas veces careció de alegría, pero en cambio, fue preciso, matemático y devastador. ¡El juego de una máquina!, Si bien en otros equipos los jugadores a veces jugaban para las tribunas, en el Politécnico tal parece que la consigna era exclusivamente jugar para los colores y por el prestigio de la Institución. Lo demás vendría por añadidura.

Ahora bien, si el Padre había hecho una buena labor en 1945, era evidente que la superó después. Le dio a su equipo un prestigio que jamás había tenido. Realizó un verdadero apostolado entre los muchachos y como Coach forjó un equipo de gran categoría. Estableció, además el espíritu de unión entre todos… El Politécnico jugaba como un solo hombre. Ojala que siga así, ahora que el Padre Lambert ya no estará en el timón.

Claro que no le faltaron al Padre enemigos gratuitos, camarillas que siempre lo hostilizaron. Cuando hubo un fuerte movimiento en el Politécnico, de carácter ideológico, el blanco de los ataques fue el equipo de fútbol americano, pero más directamente el Padre, que era el símbolo del respeto y la armonía entre todos. En alguna ocasión los incidentes estuvieron a punto de obligarlo a dejar el equipo. Pero después las cosas se compusieron en parte y como primera providencia llevó al equipo a otro campo de entrenamiento. Y ya que hablamos de las cosas que sufrió el Padre Lambert por razón de la autoridad moral que ejercía con su bondad, hay que mencionar crueles y despiadadas críticas que recibió a lo largo de la temporada de 1952, cuando ex jugadores del Politécnico – cuyos nombres no vale la pena mencionar, trataron inútilmente de manchar la labor del Padre – No lo bajaban de inepto y de anticuado; aquello fue la más grande ingratitud que hayamos visto y no nos explicamos todavía como no hubo muchachos bien nacidos del Politécnico que hubieran hecho callar a esos amargados.

Ahora todos saben ya de la gravedad del Padre Lambert y que esta enfermedad ya la tenía en ese tiempo, ahora comprenderán la talla y la nobleza del hombre que se ha ido en silencio como hacen los hombres que valen. Creemos que hoy más que nunca, el Politécnico y todos los buenos aficionados deben por todos los medios posibles, manifestarle al Padre lo que se le quiere y lo que se le agradece todo lo que hizo por el famoso escuadrón de los Burros Blancos y por el fútbol americano de México.

El revés más grande que sufrieron sus impugnadores, fue la maravillosa exhibición de buen fútbol de la que hicieron gala los Burros Blancos en aquel inolvidable juego que se escenificó en el monumental estadio de la Ciudad Universitaria el año pasado. Por eso hemos dicho en artículos anteriores, que es para nosotros la temporada más brillante que haya tenido el Padre en su vida como Coach del Politécnico. Su último campeonato fue el de 1950, gran hazaña, pero, el Clásico de 1952 fue su consagración y su gloria. A pesar de aquel 43 a 0 de 1951. Quiera Dios se alivie el Padre Lambert, nuestro fútbol y nuestro cariño lo necesitan.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

GRANDE FUE LA PARTICIPACION DEL REVERANDO PADRE
LAMBERT EN LA HISTORIA DE3L FUTBOL AMERICANO DE MEXICO DESDE QUE LLEGO EN 1945 Y ARREBATO A LA HORDA DORADA DE LA UNIVERSIDAD EL CAMPEONATO DE LIGA MAYOR DE FUTBOL AMERICANO,SU SEGUNDA INTEVENCION DE 1949 A 1952 DEJO UNA ESTAMPA DE SORPRESAS QUE SE INICIARON CON LA PALIZA AL TEC DE MONTERREY 54-0 EN EL PRIMER JUEGP TELEVISADO EN MEXICO,DESPUES DE QUE LOS BORREGOS HABIAN DERROTADO A LOS PUMAS EN MONTERREY ASI VIMOS COM
DERROTO A LOS PUMAS DE LA UNIVERSIDAD DEL CHIVO CORDOVA DEL POCHO HERRERA DEL TAPÀTIO MENDEZ Y DE
LUIS RODRIGUEZ EL TREPIDANTE PORRISTA DE AZUL Y ORO AL SON DE 32-0 ASI COMO LO VIMOS DERRUMBARSE
ANTE LOS AZTECAs DEL MEXICO CITY COLLEGE EN EL JUEGO DEL CAMPEONATO QUE PERDIO AL SON DE 61-7 EN EL ULTIMO JUEGO DEL INMORTAL MANUEL "PIVE" VALLARI PERO AL AÑO SIGUIENTE COMO EL AVE FENIX
SURGIO DE SUS CENISAS EN EN FORMA INVICA SE LLEVO EL CAMPEONATO VENCIENDO A LOS PUMAS DE LA UNIVERSIDAD AL SON DE 39-26 Y EN UN INOVIDABLE JUEGO DERROTO A LOS AZTECAS DEL MEXICO CITY COLLEGE COMANDADOS POR ALEX ESQUIVEL AL SON DE 15-14 EN UN JUEGO EN QUE BRILLARON INTENSAMENTE
PAQUIN DE LA MORA RUFINO SANCHES Las ALAS BRAVO Y BARCAMONTES RENE CORREA PEPE VALLARY QUIEN INTERSEPTO EL ULTIMO PASE LANZADO POR ALEX ESQUIVEL ALLA POR LA YARDA 40 DEL TERRENO DEL POLI TRAS ESE DIA DE GLORIA LLEGO LA TEMPORADA DE 1951 EL TAPA HABIA IDO A LAS PRACTICAS DER LOS SOONES DE LA UNIVERSIDAD DE OCLAXOMA DE DONDE
TRAJO LA FORMACION "T" ABIERTA CON JUGADAS OPTATIVAS Y DE ATRACCION COMO LA JUGADA DE LA LIBERTAD CON LO QUE UNIVERSIDAD PRETENDIA RECONQUISTAR EL TRONO QUE POR DOCE AÑOS CONSECUTIVOS HABIA POSEIDO Y LO LOGRO APABULLANDO AL POLITECNICO AL SON DE 43-O AL AÑO SIGUIENE EL PADRER LLAMO EL AÑO DE LA
VENGANZA FUE TAN PROFUNDA ESA PROMESA EN LA MENTE DEL REVERENDO QUE INCLUSO LLEGO A MANIFESTAR QUE SI ESE AÑO NO LE GANABA A LOS PUMAS SE RETIRABA Y ASI LO CUMPLIO DESPUES DEL 29 DE NOVIEMBRE DE 1952 EN QUE EL POLI CAYO 20-19 EN EL PRIMER JUEGO EN CIUDAD UNIVERSITARIA JAMAS
REGESO AL FUTBOL AMERICANO DEL POLITECNICO
VAYA UN HUELUM EN HONOR A ESTE SEÑORON DE LOS EMPARRILLADOS
HUELUM HUELUM GLORIA A LA CAHS CASH PORRA PIM PON PORRA PIM PONPORRA EL PADRE LAMABERT GLORIA

Anónimo dijo...

Falleció Enrique Morales 'Caledonia' Nava

14 agosto 2013 16:00 hrspor: Luis I. Yáñez
Enrique Morales Nava
Enrique Morales Nava, mejor conocido en el ambiente del futbol americano como 'Caldonia Nava'

Tomada de http://lasfamilias.org.mx/ © Derechos Reservados
En paz descanse estimado coach 'Cale'

El día de ayer falleció Enrique Morales Nava, mejor conocido en el ambiente del futbol americano como "Caldonia Nava", quién nació en 1932.

Extraordinario jugador quién se desempeñó usando el número 70 en el jersey, como centro y linebacker, se inició en el deporte de las tacleadas en la categoría juvenil de la Vocacional Dos, continuando la intermedia en el mismo escuadrón, debutando en la liga mayor del futbol americano colegial de nuestro país con el último equipo del Instituto Politécnico Nacional, llamado Burros Blancos, de la década de los años 50, bajo la dirección del siempre bien recordado Padre Lambert, que para 1958 se dividió en Politécnico Guinda y Politécnico Blanco, donde sobresalió con figuras de la talla de Mario Salúm, los hermanos, Toño y la "Guera" Azcué, el "Lingote" Rivera, Humberto Areizaga, Manuel Rodero, Carlos Yapur, Candido Trapero, Guillermo "Chucus" Olazcuaga, entre otros

Alto de complexión esbelta, que vino a continuar con una tradición de extraordinarios centros y linebackers politécnicos, ya que por esos años los jugadores jugaban a la ofensiva y a la defensiva, no quedó mal al heredar las posiciones que anteriormente en el mismo equipo jugarán Salvador "Tarzán" Saldaña y posteriormente César Luque.

Por lo que respecta al coucheo, participó con los Cheyennes del Politécnico Blanco en liga mayor y en las juveniles de los también Cheyennes de la Vocacional Dos y las de los Jaguares de la Vocacional Cuatro, desde la época en que entrenaban en las instalaciones de Zacatenco bajo las ordenes de Jorge el "Marshall" Juárez, posteriormente asistiendo a Felipe Ángeles, y ya en la propia Voca Cuatro, en el Estadio "Jesús Morales Nava", en el staff de Juan Alvarez donde también participaban Miguel Tagle, Virgilo Fuentes, Hugo Latisnere, entre otros y finalmente con José Antonio Sandoval.

En paz descanse estimado coach "Cale"

Publicar un comentario en la entrada